Santos Holdings e industria petrolera

Santos Holdings tiene previsto integrar el sector petrolero en la economía nacional a través de la maximización de los ingresos económicos del país, mediante la exportación e importación de crudo, productos y gas, además, abasteciendo a las refinerías y centrales eléctricas nacionales con crudo. Para lograr este objetivo, Santos Holdings ha adoptado un conjunto de criterios, estándares y mecanismos claros y transparentes, como se indica a continuación:

1- Criterios de asignación de volúmenes de crudo disponibles para exportación Los principales criterios que utilizó Santos Holdings para la contratación con empresas calificadas, se resumen a continuación:

– Compañías petroleras internacionales (IOC), grandes y medianas empresas gubernamentales e independientes integradas que manejan todas las actividades en la industria petrolera como exploración, producción, transporte y distribución. Además, estas empresas se encuentran entre las mejores de la industria petrolera y poseen una gran capacidad de refinación y enormes redes de distribución en muchas partes del mundo.

– Empresas especializadas en las actividades downstream, producción y distribución de productos refinados.

– Compañías petroleras nacionales (NOC), y / o Entidades, autorizadas por sus respectivos gobiernos para celebrar contratos de compra de crudo para las refinerías de sus países como en China y Japón.

2- Procedimiento de asignación de crudo exportable Santos Holdings se somete a un conjunto de procesos al considerar asignaciones de volúmenes de crudo a las empresas calificadas, de la siguiente manera:

– Comercializar todos los volúmenes exportables de petróleo crudo a los mercados globales sobre la base de una fórmula de precios internacionales mediante la adopción de políticas de marketing para maximizar tanto como sea posible los ingresos petroleros.

– Se da prioridad en la asignación de cantidades de petróleo a empresas con capacidades de refinación sustanciales debido a su capacidad para absorber la volatilidad repentina de los precios, así como para mantener sus requisitos a largo plazo para el petróleo crudo.